Blog

Blog


Oscar Sánchez: "Con la máquina electrónica controlas que todas las cerdas coman"

19 de March de 18 - Ganaderos

"Tras una mala campaña en la fruta, Alfredo Sánchez decidió dejar a un lado la agricultura y dedicarse a la ganadería. Así fue como, en 1999, puso en marcha una explotación porcina con 1.000 cerdos de engorde, y un año más tarde la amplió hasta los 2.000 cerdos. Con el tiempo, fue su hijo Óscar quien decidió hacerse ganadero, y se puso al frente de una explotación de 40.000 pollos. Sin embargo, más atraído por el sector porcino que por el avícola, en 2013 Óscar decidió tomar las riendas de la explotación familiar, y lo primero que hizo fue transformar la explotación de cebo en una de madres con 750 cerdas. 

- ¿Por qué decide cambiar de modelo de explotación?
Me surgió la posibilidad de ir a ver alguna granja de madres a propuesta de la integradora con la que trabajamos, Ingafood, la cual me ha aconsejado en el proceso, y cuando vi el trabajo que se hacía me encantó. Son explotaciones totalmente distintas, con un funcionamiento más complejo, instalaciones muy completas, con muchos automatismos,.... Además, no es lo mismo entrar lechones para engordar que verlos nacer con 1 kilo y trabajar para que crezcan.

- Con la ampliación de la granja, en gestación confirmada apuestan por la alimentación electrónica. ¿Por qué?
Desde un primer momento tuve claro que pondría alimentación electrónica, ya que es la única forma de controlar que todas las cerdas coman su ración diaria y lleguen bien alimentadas a maternidad. Gracias a los chips, a través del ordenador y de las PDA, puedes controlar individualmente la cantidad de pienso que ingieren todas las cerdas, ver las que han comido y las que no, y hacer las correcciones pertinentes,… Todo ello te ayuda a tener las cerdas bien alimentadas, a evitar el desperdicio de pienso y, en definitiva, a controlar los costes de alimentación.

- ¿Por qué se deciden por las máquinas de alimentación que distribuye Rotecna?
Nos las aconsejaron como la mejor opción. Además, vimos algunas granjas donde estaban instaladas y daban muy buenos resultados. Así pues, tras ver lo que había en el mercado, la máquina que nos ofrecía Rotecna era la que nos daba más garantías de un funcionamiento correcto. Por otra parte, Rotecna es una empresa fuerte y líder en el sector, con un buen servicio de atención y de asistencia técnica, así que nos pareció la mejor opción.

- ¿Cómo realizan la adaptación de las cerdas a la máquina?
Cuando las cerdas entran a reposición, las dejamos dos días con todo el espacio de la sala de cuarentenas libre, para reducir las peleas. El segundo día colocamos unas tablas que nos permiten dividir la sala en dos, de manera que la entrada de la máquina queda en una mitad y la salida en la otra. Así, cuando una cerda entra en la máquina y come, al salir queda en el otro lado de la sala, lo que nos permite controlar fácilmente las cerdas que pueden tener problemas de aprendizaje. Con este sistema, en 7-8 días todas las cerdas han aprendido a comer y podemos retirar las tablas.

- En gestación, ¿cómo organizan el trabajo para sacar el máximo rendimiento a las máquinas?
Tenemos cinco máquinas, una por parque, con grupos dinámicos de 70 cerdas. Lo primero que hacemos cada día es mirar en el ordenador el número de cerdas que no han comido, para descartar cualquier avería. A partir de aquí, observamos las cerdas que han quedado sin comer, el tiempo que llevan así, e imprimimos sus fichas con la información detallada y el parque donde se encuentran. Entonces, en la nave de gestación confirmada, localizamos las cerdas y miramos cuál es el problema, que suele ser una cojera o la pérdida del chip.

- ¿Con cuántas curvas de alimentación trabajan?
Trabajamos con 10 curvas: reposición, a la entrada; flushing, cuando se marca el primer celo en las primerizas; nulíparas, para el primer parto; estándar 2 y 3, para el segundo y el tercer parto; estándar 4 y 5; y estándar 6, 7 y 8. Además, cada curva tiene la opción para delgadas y para gordas."

Comparte en redes